fbpx

Adicción al pensamiento

La adicción al pensamiento

 Cualquier tipo de adicción tiene su origen en la evasión de la realidad y de las emociones; principalmente del dolor.

Pensar de manera compulsiva llega también a convertirse en una adicción tan severa y destructiva como lo es cualquier clase de dependencia. Pensamientos del pasado, del futuro e historias mentales.

Sí ¡Somos adictos al pensamiento compulsivo!

Si nos ponemos a analizar como vivimos nos damos cuenta que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en nuestra mente; recordando lo que fue, anhelando lo que será, arreglando nuestras vidas a través de procesos mentales e historias fantasiosas.

¿No te parece absurdo?

La mayor parte de lo que pensamos es de manera repetitiva, negativa y conflictiva.

 Discutimos, peleamos, nos enojamos, repasamos una y otra vez lo que debimos de haber dicho o hecho en una u otra situación, creamos un futuro imaginario y nos ponemos continuamente en diferentes circunstancias;   todo esto en el mundo de la ilusión, ya que  únicamente  está pasando en nuestra mente y así nos ausentamos y distraemos, perdiéndonos el maravilloso momento presente.

Nos llenamos de tristeza y melancolía por lo que fue, nos angustiamos por lo que será sin saber realmente lo que va a pasar.  ¡Y no podemos parar! es un pensar compulsivo y sumamente destructivo.

¿Sabes lo que eso genera en nuestra vida?

¿En nuestro cuerpo?

¿En nuestra realidad?

Analicemos por un día lo que pensamos, lo que nos decimos a nosotros mismos, las constantes luchas mentales que tenemos, las exigencias que nos estamos generando día a día.

Te invito a poner atención en lo que piensas, a darte cuenta de como funcionas y vives, las cosas que te repites una y otra vez; si te das cuenta que tienes una mente amorosa y tranquila, que tus pensamientos son suaves y compasivos ¡Te felicito!.

En mi caso no ha sido así y creo que tampoco lo es en el de muchas otras personas.

Y ¿Sabes qué?

Es un gran descubrimiento, un regalo maravilloso poder darte cuenta, ya que sólo asumiendo lo que sucede podemos tomar cartas en el asunto.

Llevamos años así; siendo adictos al pensamiento compulsivo, es ya un hábito para nosotros, por lo que requiere claridad y compromiso contigo mismo empezar a vivir desde otro lugar.

Si queremos paz necesitamos empezar por ser conscientes y reconocer como funciona nuestra mente, por ver como proyectamos todo lo que pensamos, por admitir que vivir así es absolutamente desgastante y que no nos sirve.

 ¡NO NOS SIRVE!

Es ahí donde se encuentra el origen de toda nuestra infelicidad, es ahí donde se encuentra el ser separado, es de ahí de donde se alimenta nuestro ego.

La mente es una herramienta que tenemos para poder ser funcionales en nuestro paso por esta vida, sin embargo se llega a convertir en nuestro más grande enemigo, en una prisión que nos ausenta de vivir el presente, de poder ser y estar en paz y amor.

Somos prisioneros de nuestros pensamientos y vivimos la mayor parte del tiempo en nuestra mente .

Que irónico es darnos cuenta que somos nuestro propio verdugo, pero igualmente liberador saber que tenemos el poder de salir de ese lugar.

Muchos lo podemos ya reconocer y sin embargo encontramos una gran dificultad para liberarnos de esta compulsión a pensar.

Necesitamos:

Aceptación

Compromiso

Perseverancia

Paciencia

Compasión

La meditación es una práctica importante que nos ayuda a estar más tranquilos y reducir el flujo de pensamientos.

Una rutina diaria de ejercicio si es posible al aire libre es otra forma de conectar con nosotros mismos y liberar el estrés mental.

Durante el día cada vez que recuerdes regresa al momento presente, aunque sea por solo un segundo toma una respiración profunda y observa como mientras respiras no hay pensamiento

Tomate el tiempo para observar sin juicio lo que sucede, cada vez que te des cuenta de que estas en el pensamiento compulsivo regresa a ti, a tu respiración, a lo que estés haciendo en el momento.

Renuncia a las historias mentales, cuando notes que estás en una de ellas simplemente suéltala siendo consciente de que estás en la mente, en lo que no es real, en la ilusión, en el ser separado…

El ego se defenderá al sentirse amenazado y tal vez habrá días donde puedas notar que tu mente esta super activa, es normal que esto pase pues el ego no quiere desaparecer, no luches con el pues eso solamente lo va a fortalecer aún mas, solo suelta, suelta y vuelve a soltar…

No desesperes, estamos aprendiendo una nueva forma de relacionarnos con nosotros mismos, con lo que es real, estamos en el camino de regreso a casa, a lo que siempre ha estado ahí, nuestro ser que es luminosa conciencia llena de amor.

….

MAJO

0 comentarios
43 Me Gusta
Publicación anterior Cita de MargaritaNext post: Canción de Melendi

Related posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *