fbpx

Como la sonrisa de Mona Lisa

 

  Sobre la Felicidad y La Paz tan anhelada…

Creo que a cualquiera de nosotros si se nos hiciera la pregunta ¿Qué deseas por encima de todas las cosas? La respuesta sería paz en cualquiera de sus variantes felicidad, amor, abundancia, cariño, respeto… en fin, como bien dice Margarita ¡todos queremos paz! y si, tal como responde Mateo no nos damos cuenta de que buscarla es precisamente lo que hace que validemos que no la tenemos.

Ese es el punto, ¿Por qué nos nos hemos dado cuenta de que ya la tenemos? O más bien de que somos paz, somos felicidad, somos amor…

Somos completos, no nos falta nada.

¿Qué pasa con los seres humanos?

Creo que la respuesta es que hemos aprendido a vivir de esta manera, creyendo un sin fin de cosas que nos han dicho o que hemos visto, tocado, sentido o pensado sin cuestionar su veracidad pero precisamente nuestra verdadera naturaleza no nos deja sentirnos satisfechos con los logros alcanzados para satisfacernos. Entonces es cuando empezamos a cuestionarnos y siempre dado también a la verdadera naturaleza de nuestro ser llega el momento, el amigo, alguna publicación o cualquier señal que nos invita a despertar y a experimentar lo que en realidad no tiene que ser buscado puesto que sólo tiene que ser.

Quisiera compartir lo que he descubierto en personas que yo no sabría explicar porque tienen este conocimiento pero que en lo personal han despertado en mí una forma de ver la vida diferente.

De Sergi Torres escuché «Somos una expresión de amor perfecto que se encuentra dentro de unas coordenadas humanas que son temporales, dentro de estas coordenadas nos encanta ser un yo, verlo evolucionar, vivir sus procesos y sobre todo que sea lo más personal posible» (1) por lo tanto creemos ser los pensamientos que tenemos.

Reflexionando sobre esto, si creo que soy mis pensamientos o que las opiniones que tengo son mías, entonces no he visto este hecho tan simple que expone la falsedad de esta afirmación, si hubiera nacido en Alemania ni mis pensamientos ni mis opiniones serían las mismas que tengo por haber nacido en México. Entonces no puedo ser mis opiniones ni mis pensamientos ni mis gustos puesto que todo esto está influenciado por las coordenadas temporales que enmarcan mi experiencia. Este descubrimiento me dice lo siguiente respecto a la felicidad: ¿Qué pasaría si dejara de tener una opinión? ¿Qué pasaría si empezara a ver lo que sucede imaginando no sólo verlo desde mi punto de vista?

Mi respuesta ha sido que he logrado dejar de reaccionar como de costumbre y he logrado experimentar paz.

Mateo habla de lo mismo al decir que encontramos paz al dejar buscar…

María José habla de que no es en realidad difícil…

Me sumo diciendo que al dejar de opinar asumiendo UN punto de vista, nos obligamos a NO olvidar la casualidad tan grande de ser quien creemos ser, puesto que si aceptáramos lo que pasa sin juzgarlo lograríamos contactar la paz que somos en realidad.

Dicho de otra manera, podría describirlo como si fuera un barco de papel que puesto en la corriente del río se deja llevar.

Encuentro otra premisa importante, no nos gusta lo que tenemos, lo que somos, lo que pasa lo que experimentamos y sentimos, creemos que hay algo mejor o que debería ser diferente… Por algún motivo aprendimos a no querer experimentar ciertos sentimientos y a clasificarlos como buenos y malos o deseables e indeseables y el problema está ahí precisamente al negarnos a experimentarlos, así como son, sin etiquetas, sin historia y sin opinión.

Y por último observo lo siguiente, hemos aprendido a actuar la mayor parte del tiempo respondiendo a circunstancias actuales recordando hechos del pasado para prevenir que no sucedan nuevamente en el futuro ¿Por qué? Creo que la respuesta es que no ponemos atención, estamos acostumbrados a actuar de esa manera, pasando por alto el presente reaccionando únicamente al pasado. ¿Te das cuenta de este círculo vicioso? Esta manera de actuar hace que el futuro sólo perpetúe el pasado, dos tiempos que no hemos aprendido a cuestionar… ¿Qué experiencia tenemos de ellos? en realidad ¡ninguna! sólo somos capaces de experimentar el presente y a ese lo pasamos por alto.

¿Qué me dice todo esto sobre la felicidad y la paz?

Tiene que estar en el presente, no juzga y está dispuesta a experimentar.

Creo que eso es lo que sabe la Mona Lisa y por eso sonríe de esa manera sutil y confiada.

….

MARU

 
(1) ¿Me acompañas? Una invitación a despertar

Sergi Torres

19 Me Gusta
Publicación anterior cita de Ramana MaharshiNext post: cita de Jeff Foster

Related posts