fbpx

Cuando se aprende la lección el dolor desaparece

Durante mucho tiempo yo utilicé en vez de esa frase ésta que dice: «El tiempo cura todas las heridas». Hoy me doy cuenta de su gran diferencia, por lo que quiero exponerlo en este espacio.

En mi caso, el tiempo en realidad lo que me dió fue distancia, por no saber cómo lidiar con el dolor nunca me había detenido a ver la herida, a sentir la pérdida, o el enojo, o lo que fuera que me estuviera pasando para utilizar esa frase. La forma en la que había lidiado con la situación fue optando por empezar a dejar que pasara el tiempo desde el día uno y por eso mismo tampoco había reparado en revisar ¿Qué era lo que la había provocado en un principio que esa herida apareciera en mi vida?; el tiempo, en mi experiencia no me curó, lo que hizo fue ocultar mis sentimientos y los guardó sin resolverse.

Pero la vida es sabia, la vida es una escuela, una canción de Melendi dice: ¡Qué linda maestra es la vida, que te repite la lección hasta que la aprendas!. Gracias a ésto, hoy veo que la diferencia entre estas dos frases radica en entender que hay que curarse cuidándonos, poniendo atención, atendiendo esa herida el tiempo que sea necesario hasta que sane y entonces ya no duela, la cicatriz es el resultado de haber aprendido, de habernos cuidado.

No estoy hablando de re-lamer la herida, estoy hablando de cuidarla, de curarla realmente, y para eso hay que limpiarla, hay que verla, hay que ser valientes y con todo eso, también pacientes, compasivos con nosotros mismos, buscar ayuda si es necesario, tomar terapia, consentirnos, y darnos tiempo… SI, todo el tiempo que sea necesario, pero desde éste lugar.

Una cicatriz ya no duele y se puede volver la medalla de una herida bien cuidada, ¡La medalla de una lección aprendida!.

….

Maru

0 comentarios
74 Me Gusta
Publicación anterior Baba Ram DassNext post: Beneficios de la yoga

Related posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *