fbpx

En este preciso instante

El único instante accesible es este instante. El momento en el que ocurre todo lo que ocurre es este momento. Pasado y futuro sólo pueden ocurrir en el presente. ¿Es eso un misterio? Pues claro que lo es. Que el tiempo realmente no exista pero aparentemente exista.

El pasado sólo puede recordarse desde el presente. Y el futuro sólo puede imaginarse desde el presente. Lo único cierto es el presente. Y la única realidad que tienen las cosas es la realidad que tienen por el hecho de existir en el presente. Y yo soy ese presente.

Si olvido por un momento el concepto y la idea de ser una persona, ¿Qué es lo que soy? Porque la verdad que el hecho de ser persona sólo depende del pensamiento que ocurre y decreta que soy eso. De esa maraña de palabras que supuestamente soy. Pero más allá del pensamiento, inclusive antes y después del pensamiento, cuando simplemente no hay pensamiento, ¿Qué es lo que soy?

Si indago en mi naturaleza más íntima, ¿Qué indicios hallo de ser una persona? Pues yo creo que nada. Porque si presto atención en este momento lo único que hallo es esta sensación ineludible de ser. Eso es todo. Y a lo mejor eso es todo lo que soy. La existencia misma.

Soy la vida misma. Yo soy lo único real que tiene el mundo. Yo soy la conciencia, y es en ella que ocurre todo lo que ocurre. Decir que soy el presente, la vida, Dios o la conciencia es lo mismo. Son palabras distintas para señalar eso que yo soy.

Si cierro los ojos, aunque sea por un segundo dejo que la atención no vaya hacia afuera y me pregunto ¿Quién soy? La atención va hacia adentro y descubro que no hay nada, salvo yo mismo, claro. Porque yo mismo soy la pre-condición para que cualquier otra cosa sea o exista. Si miro atentamente sólo encontraré la atención atendiendo y es eso mismo lo que soy.

La presencia. Nuestra naturaleza más íntima. El silencio que somos. Esa cualidad de atender es nuestra verdadera naturaleza. Todo lo que conocemos se sobrepone a ella. Ella es el telón de fondo de todo lo percibido, pensado, sentido o conocido. Y ella misma es Dios también, pues está creando y es en ella que sea crea todo lo que aparece. A ella le pertenece la inteligencia de la naturaleza.

Y surge un pensamiento en la inmaculada conciencia que soy, en el momento presente, Dios toma la forma de un pensamiento y el pensamiento es una huella auditiva de sonidos que son palabras y que dicen: ¨Yo soy una persona¨. Y entonces surge todo el drama del individuo, con su dolor y miseria y su historia infinita. El pensamiento crea la realidad. De pronto soy una persona. La vida se disfraza de error y se convence de tener limitaciones.

En este momento, que se está escribiendo esto que se escribe. En este momento, donde hay un sinfín de percepciones de distintas cualidades. Todo ocurre, y aunque no lo notemos, ocurre espontáneo. La naturaleza es la autora de todo, inclusive de cada palabra que escriben estas manos y de todo lo que alguna vez ha dicho esta boca. Y si acepto que no soy Yo quien hace, ¿Dónde está la persona?, ¿De qué está hecha?.

No soy una persona, no tengo libre albedrío, no estoy actuando ni haciendo nada. Todo esta haciéndose espontáneamente y yo soy la vida que da vida a todo lo que aparece. Mi realidad es anterior al mundo. anterior a las cosas. Todas ellas aparecen en mi, y aún así yo no dependo de ellas. Ellas son sólo apariencias que vienen y van en mi. No puedo ser algo que no soy. Y lo único que puedo ser es lo que siempre soy. Eso es la conciencia misma. El silencio que atiende a todo lo que ocurre. La Vida, el Amor, Dios, la Realidad, la Existencia, la Naturaleza, la Fuente Cósmica. YO.

….

MATEO

0 comentarios
14 Me Gusta
Publicación anterior Cita de PapajiNext post: Canción de Pablo Alborán

Related posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *