fbpx

Debería ser de otra manera...

Por mucho tiempo pensé que mi vida debería ser de otra manera, creía que estaría mejor de una manera diferente a «La que Es». Actualmente mi vida no ha cambiado pero he reconocido que lo que sí tenía que cambiar era mi manera de pensar.

Me di cuenta de que al estar insatisfecha por estar en desacuerdo, lo único que podía cambiar era mi actitud ante la situación y aceptar.

Esto es una decisión para adoptar un estilo de vida, no hablo para nada de ser conformista o de ser tibio, al contrario hablo de ser muy consciente de qué es lo que estás dispuesto a SER de ahora en adelante.

Hablo de sentirte pleno.

Voy a platicarte de tres herramientas que me han ayudado a enfocar el pensamiento en esta dirección.  Dos me las explicó la Couch Cecilia Vidales, una mujer increíble de la que aprendí mucho. La primera herramienta es ésta: Imagina que la vida esta formada por tres círculos que no se tocan entre sí, a éstos círculos les llamaremos ámbitos, el primer ámbito es el tuyo y en él tienes todo el control y el poder; el segundo ámbito es el de los demás, ¿Adivina qué? En ése ámbito no tienes ni control ni poder, por más que te esfuerces sigues estando dentro de tu círculo y el segundo, sólo te observa; el tercer ámbito es el de Dios o el de lo que sucede y lo único que puedes hacer con respecto a éste ámbito es observarlo. La enseñanza que tuvieron para mí estos tres círculos fue la de «Tomar la responsabilidad del mío» pues es en el único en el que puedes actuar. 

La segunda herramienta la aprendí a través del libro «The Work» de Byron Katie, ésta lectura me enseñó a cuestionar mis historias mentales, demostrándome que la insatisfacción está ligada a ellas puesto que provienen de mis creencias, mismas que son producto de una casualidad condicionada por diferentes circunstancias y que cuando las cuestionas con un proceso de 4 preguntas que detalla en la lectura, caes en cuenta de que el 100% de las veces son falsas. 

La última, la empecé a reconocer en «Un curso de Milagros» se trata de PERDONAR, pero no es el perdón al que estamos acostumbrados, entendí realmente de qué se trata este perdón cuando en un retiro del Maestro Rupert Spira me permití SENTIR eso que no me había permitido porque me daba mucho miedo, porque me causaba tanta tristeza, porque era espantoso…  y por fin, ahí en ese retiro, lo permití. La sensación de la que tanto había huido porque podía tumbarme en una depresión cada vez que mi cabeza me empezaba a contar esa historia que no podía perdonar, se quedó ahí, como historia; la cabeza me la sigue contando, pero ya no me mata, reconocí que en realidad el sentimiento horroroso sólo es una sensación de peso en el pecho, y ya. No hay más.

Esto tiene que ver con el perdón puesto que si no existe ninguna de las connotaciones que le habías pegado al sentimiento, en realidad ¿Qué tendrías que perdonar? 

Para terminar con el tema te digo que éstas son sólo herramientas que a mi me han acompañado a reconocer el camino a la conciencia y que espero que a ti también te sean útiles.

Permitir tus sentimientos y observarlos, cuestionar tus creencias y actuar en el único círculo que existe te revelará que: Para celebrar la vida ¡Nada tiene que ser de otra manera! 

….

MARU

0 comentarios
28 Me Gusta
Publicación anterior cita de Jorge LomarNext post: cita de Sergi Torres

Related posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *