fbpx

Sobre el ESTRES, por Maru

¿Cómo defino el estrés? Como un estado de ánimo que no me deja sentirme bien porque quiero estar allá en lugar de acá, quiero que sea eso en lugar de esto, espero tener para estar, espero ser algo cuando soy todo, es mi mente que está confundida, está dormida.

No estamos educados para detenernos y observar hacia adentro, nuestra sociedad nos ha enseñado a no parar para respirar. Sin embargo cada vez mas personas nos estamos moviendo hacia una vida interior tranquila, creo que empezamos a despertar del sueño, pues hay un anhelo profundo de regresar a casa como el hijo pródigo.

En mi experiencia me he dado cuenta de que al querer sentirme mejor busco librarme de lo que estoy sintiendo, y esa es la trampa, el proceso mental es lo que me atrapa, no soy eso, no soy lo que pienso, y tampoco lo que siento, por eso vivo estresada; dice Rupert Spira «Si queremos aprender a vivir sin sufrimiento, primero tenemos que aprender a vivir con él. Cuando el sufrimiento es bienvenido completamente y no hay ningún tipo de resistencia, lo que estábamos buscando tratando de librarnos de él, es revelado al corazón».

Como lo he escrito antes, creo que la aceptación es un reconocimiento. Y ese puede ser el sentido de esta vida, recordar y experimentar en éste plano el gozo y la plenitud de reconocer ¿Qué soy?.

Una de las cosas que me sirve en éste proceso, es dedicar tiempo a hacer lo que me gusta y poner atención en ello para notar cuando mi mente divaga y empieza a volar, ahí es dónde mi atención nota lo que está pasando y vuelvo a enfocarme en el presente, en lo que estoy haciendo y que me gusta. Citando a Ekchart Tolle sería decir que es vivir con «El Poder del Ahora».

Otra cosa que me sirve es ponerle nombre a lo que me pone mal, a eso que es tan grave para mi, ese pensamiento o sentimiento que llega de la nada o por costumbre, y realizar su importancia poniendo en perspectiva el tamaño que tiene ante la inmensidad del universo, ahí pierde fuerza, y casi siempre pierde sentido; mi gran tristeza, mi gran problema se hace tan insignificante ante la grandeza contra la que lo puedo comparar.

También me gusta salir a caminar con mis perros y cantar, he encontrado ese gusto, me activa y me llena de buena vibra. Algo muy importante para mí ha sido seleccionar las letras de lo que canto, antes de esto no había notado que las canciones que cantaba tenían una letra deprimente o diferente al camino que estoy recorriendo.

Cuando oigo una noticia violenta o triste recito el mantra de Hoʻoponopono (ho-o-ponopono) que citando a wikipedia es un arte hawaiano muy antiguo de resolución de problemas basado en la reconciliación y el perdón. «Lo siento, perdóname, te amo, gracias».

Y por último, en la noche antes de dormir concilio el sueño agradeciendo. No sólo recordando las situaciones que quiero agradecer, sino llevando el pensamiento al sentimiento, me doy tiempo para sentirlo en el cuerpo.

….

MARU

0 comentarios
8 Me Gusta
Publicación anterior Conversando sobre el estrés -4-Next post: de Mercedes Sosa, GRACIAS A LA VIDA

Related posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *