fbpx

¡Suelta los caballos!

Llevo días soñando con el mar, diferentes sucesos en los que el protagonista es él.

El primer sueño fue de un mar tranquilo de color verde que veía a lo lejos, yo me distraía de esa vista por un momento, pero cuando volvía los ojos nuevamente para mirarlo ya estaba rompiendo olas en la ventana de la casa.

El segundo día soñé con un mar obscuro, como de aguas turbias, llegaban barcos y se detenían ante una gran mancha más obscura que brotaba desde el fondo, era como un paro, barcos y personas en el muelle observaban junto a mí lo que sucedía.

En estos dos sueños mi papel había sido observar y ante lo que sucedía en el sueño mi actitud era tranquila, calma, era el sentimiento con el que observaba todo.

Ayer soñé que sabía que vendría un Tsunami, era en ese sueño el peor Tsunami que en nuestros tiempos existiera, sabía que era algo terrible sentía miedo pero ta la vez estaba tranquila. Recuerdo que en el sueño me pregunté ¿Cómo es posible tener miedo y estar calmada al mismo tiempo?

Tenía la oportunidad de subir a un edificio, era un edificio enorme que seguro podría salvarme del evento que se aproximaba, pero recordé que mis caballos estaban amarrados, fue una decisión simple, elegí ir a desamarrarlos para dejarlos libres…

El mar llegó, imponente, era enorme, no podía hacer otra cosa, era inevitable, esa es la palabra que mejor describe lo que sentí, INEVITABLE.

Sucedió que el agua llegaba y me abrazaba, me llevaba a la superficie y ahí pasaba algo que me asombró, la corriente era muy fuerte, yo iba en ella a toda velocidad sin control pero a la vez todo era pacífico y sorprendente, las olas estaban formadas por gotas que parecían cristales y al subir formaban caballos que galopaban junto a mí.

Desperté llorando, fue una experiencia desconocida sentí miedo y a la vez admiración, sin embargo al recordarlo, al escribirlo, no puedo dejar de ver lo que este sueño quiere decirme:

¡Suelta a los caballos!… Suelta el control.

«Con ello vendrá un gran amor que no es elección ni preferencia, tampoco apego, más un poder que hace que todo sea adorable y amoroso»

Nisargadatta

Soñar con el mar me indica que estoy buscando en lo profundo de mi ser, en ese sueño el mar simboliza mi vida, esa búsqueda me alcanza, hace brotar sentimientos que guardaba muy adentro y termina por demostrarme que al entregarme a la vida en ésta condición de aceptación y de rendimiento al amor, lo único que puedo experimentar es admiración, calma… Paz.

….

MARU

52 Me Gusta
Publicación anterior Cita de MateoNext post: Audiolibro de Sergi Torres

Related posts